Sesion 3 Diplomado
“Es más fácil aprender a poner puntos, que transmitir emociones”,
Dijo Arturo J. Flores después de revisar las crónicas pendientes de sus alumnos, actividad en que el autor debía leer su trabajo en voz alta y tener una retroalimentación por parte de los compañeros del diplomado de periodismo musical, impartido en las instalaciones de Discoteca Formación. Para entrar en materia con el tema de la reseña de discos, Arturo explicó el concepto de crítica y se enfocó especialmente en la crítica musical, la cual debe responder a la pregunta: “¿Cuáles son las ideas y sensaciones que expresa una obra?”. E insistió que un disco debe ser visto como obra. Presentó los funciones que debería cumplir una reseña de un disco: contarnos de qué trata el disco, profundizar en su sonido y situarlo en la historia tanto del autor como de la música, por lo cual, nos obliga a volvernos una especie de detectives. Arturo presentó un documental sobre el proceso de grabación de Definitely Maybe, producción discográfica de Oasis. Después desglosó algunos datos importantes relacionados con el disco y comentarios hechos por periodistas musicales. Prosiguió con un listado de criterios mínimos que debe contener una reseña, entre los que destacan: datos técnicos, énfasis en la producción, diferenciación del género musica, alineació, letras, anécdotas de grabación, ubicación del disco en la historia del artista y la descripción de influencias y similitudes con otros discos. Para la segunda parte de la sesión del diplomado, se contó con la presencia de un invitado especial: Alejandro González Castillo, uno de los coordinadores del libro 100 discos esenciales del rock mexicano y quien lleva una década practicando la crónica musical para Bitácora del Auditorio Nacional. Alejandro González Castillo compartió que para él reseñar es una especie de cronismo musical. Insistió en la importancia que se merece un disco y resaltó la responsabilidad que tenemos como periodistas para hacer una reseña. En el aula, presentó algunos de sus vinilos, un cassette y un disco. Así como una edición de la revista La Mosca. Confesó que para él, la reseña debería contener elementos del resto de los géneros periodísticos. Compartió algunas de sus experiencias dentro del campo laboral. Habló sobre sus travesías con José Manuel Aguilera (La Barranca), Juan José Arreola (Monocordio) y con La Banda El Limón.
“Se acabó el papel de reseñar discos y que era importante quien escribía. Es muy difícil encontrar líderes de opinión, dijo en el diplomado. “La música es pura, es limpia. No tienen porque ensuciarla (…) Se volvió a la era de los sencillos, el concepto de álbum se ha olvidado”
dijo González Castillo. De igual forma, Alejandro declaró que existe una falta de amor hacia la música, ya que para reseñar un disco, hay que enamorarse de la música; sin embargo, también existe una pobreza del lenguaje y la ausencia de conocimientos básicos. Preguntó a los alumnos el significado de algunos términos musicales. Para Alejandro importa mucho:
“Abordar la vida, encontrar la poesía”.
Aseguró que se vale decir de todo en una reseña, siempre y cuando se argumente bien. Hubo una serie de preguntas por parte de los alumnos y él recomendó libros que ha leído. Al terminar la sesión, se brindó un fuerte aplauso al invitado y algunos de los alumnos se acercaron para pedir una firma al autor del libro 100 discos esenciales del rock. Alejandro González Castillo aseguró que su libro es una especie de manual de cómo hacer reseñas, ya que colaboraron otros periodistas musicales.   Diplomado Periodismo Musical

You may also like

Diplomado Periodismo
Sesión 7: Teoría y análisis musical
IMG_0151
Sesión 6: Música electrónica
Vicente Jáuregui Periodismo Musical
Sesión 5: Melodía, ritmo y armonía. Identificación de los conceptos musicales